El porqué atacan a Milani

LOS VOCEROS DE LA OLIGARQUÍA Y LA PARTIDOCRACIA CÓMPLICE DE VIDELA SE HAN CONVERTIDO EN “DERECHOHUMANISTAS”

 

 

El porqué atacan a Milani

GUSTAVO CANGIANO
gcangiano SOCIALISMO LATINOAMERICANO
El porqué la rosca mediática está alborotada por la designación de un militar involucrado en la represión dictarial
 
De pron­to, im­pen­sa­da­men­te, La Na­ción y Cla­rín están al­bo­ro­ta­dí­si­mos ante la po­si­bi­li­dad de que un mi­li­tar in­vo­lu­cra­do en la re­pre­sión dic­ta­to­rial de hace trein­ta años sea de­sig­na­do hoy jefe del Ejér­ci­to ar­gen­tino.
Pero, ¿es eso lo que real­men­te los al­bo­ro­ta?
La Na­ción pu­bli­ca hoy, 17 de julio, en su pá­gi­na 6, una breve nota ti­tu­la­da “Inad­mi­si­ble ma­les­tar en las Fuer­zas Ar­ma­das”. Allí está ex­pre­sa­da con toda cla­ri­dad la ver­da­de­ra razón del al­bo­ro­to. Lo que les preo­cu­pa a los es­cri­bas de la Ar­gen­ti­na se­mi­co­lo­nial no es que el ge­ne­ral César Mi­la­ni, en sus le­ja­ní­si­mos tiem­pos de sub­te­nien­te vein­tea­ñe­ro, haya te­ni­do algún grado de com­pli­ci­dad con la po­lí­ti­ca re­pre­si­va de la dic­ta­du­ra. Es evi­den­te que por ra­zo­nes de edad Mi­la­ni era en­ton­ces un cua­dro subal­terno del Ejér­ci­to, y no podía hacer más que desem­pe­ñar ta­reas subal­ter­nas or­de­na­das por los altos man­dos. Ade­más, si de com­pli­ci­dad con la re­pre­sión pro­ce­sis­ta se tra­ta­ra, ¿cómo con­ge­niar la acu­sa­ción con­tra el vein­tea­ñe­ro Mi­la­ni con la exi­mi­ción de toda res­pon­sa­bi­li­dad de parte del su­pe­rior je­sui­ta Ber­go­glio, que man­te­nía asi­duas reunio­nes con el ase­sino Mas­se­ra e, in­clu­si­ve, lo hon­ra­ba con un tí­tu­lo aca­dé­mi­co en la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor? Es decir: ¿por qué ha­bría que ser tan com­pren­si­vo con el ac­tual Papa, un hom­bre que pre­ten­de ser au­to­ri­dad en ma­te­ria de vir­tu­des mo­ra­les,  y que por eso mismo debe ser juz­ga­do con mayor rigor, y ha­bría que tener tan­tas exi­gen­cias, en cam­bio, con un mu­cha­cho re­cién re­ci­bi­do de sub­te­nien­te que se­gu­ra­men­te no com­pren­día el sig­ni­fi­ca­do de los vien­tos hu­ra­ca­na­dos que por en­ton­ces azo­ta­ban la so­cie­dad ar­gen­ti­na?
Dice La Na­ción que tras el nom­bra­mien­to de Mi­la­ni exis­te “preo­cu­pa­ción por el ‘em­ban­de­ra­mien­to’ de las Fuer­zas Ar­ma­das con una co­rrien­te po­lí­ti­ca” (con el kir­ch­ne­ris­mo, ob­via­men­te). Y agre­ga dos pá­rra­fos re­ve­la­do­res. El pri­me­ro: “so­bre­vue­la la ima­gen del Ope­ra­ti­vo Do­rre­go, cuan­do en los años se­ten­ta los mi­li­ta­res tra­ba­ja­ron codo a codo en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires con los Mon­to­ne­ros”. El se­gun­do pá­rra­fo: “Con la mi­ra­da en Ve­ne­zue­la, ven la pro­ba­ble in­ten­ción de tras­la­dar el mo­de­lo cha­vis­ta a las Fuer­zas Ar­ma­das ar­gen­ti­nas”.
Está ab­so­lu­ta­men­te clara, en­ton­ces, la razón por la cual a los ex-apo­lo­gis­tas de la re­pre­sión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de 1976 les ha sa­li­do la vena “de­re­chohu­ma­nis­ta”. No por­que se in­tere­sen real­men­te por los “de­re­chos hu­ma­nos”, sino por­que los “de­re­chos hu­ma­nos” son en este caso fun­cio­na­les a sus ob­je­ti­vos reac­cio­na­rios de ayer, hoy y siem­pre: cor­tar de cuajo toda po­si­bi­li­dad, por re­mo­ta que sea, de una con­ver­gen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das con un go­bierno na­cio­nal y po­pu­lar. No im­por­ta, en este caso, si el go­bierno kir­ch­ne­ris­ta es real­men­te un go­bierno na­cio­nal y po­pu­lar. Tam­po­co im­por­ta ahora si las Fuer­zas Ar­ma­das con­du­ci­das por Mi­la­ni están dis­pues­tas a su­mar­se a un go­bierno na­cio­nal y po­pu­lar como una de sus par­tes cons­ti­tu­ti­vas. Eso es ma­te­ria de otra dis­cu­sión. Lo que im­por­ta es que los vo­ce­ros del im­pe­ria­lis­mo y la oligarquía vernácula trabajan para que esa po­si­bli­dad no se con­cre­te jamás. Son conscientes de que en la con­ver­gen­cia de Pue­blo y Fuer­zas Ar­ma­das de­trás de un pro­gra­ma de emancipación na­cio­nal —hoy como ayer— re­si­de la llave que abri­rá las puer­tas de una re­vo­lu­ción na­cio­nal en mar­cha al so­cia­lis­mo. Es­te­mos aten­tos, por tanto, al uso de los “de­re­chos hu­ma­nos” como he­rra­mien­ta ideo­ló­gi­ca di­ri­gi­da a abor­tar esta po­si­bi­li­dad.
Por nues­tra parte, reivindicamos el Ope­ra­ti­vo Do­rre­go y reivin­di­ca­mos el “mo­de­lo cha­vis­ta”.