Diógenes y la esencia de las cosas

 

Diógenes y la esencia de las cosas

Diógenes de Sínope fue exiliado de su ciudad natal y trasladado a Atenas, donde vivió como un vagabundo, convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una casa, y que de día caminaba por las calles con una linterna encendida diciendo que “buscaba hombres” (honestos). Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un báculo y un cuenco (hasta que un día vio que un niño bebía el agua que recogía con sus manos y se desprendió de él). Su idea de una existencia autosuficiente; una vida natural e independiente a los lujos de la sociedad. La ciencia, los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar; el sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al máximo sus necesidades.
Diógenes estaba dormitando en su tonel cuando Alejandro Magno se le plantó delante. Impresionado por su sabiduría, el emperador le dijo al miserable filósofo que le pidiera cualquier cosa que él se la daría. APÁRTATE ALEJANDRO, QUE ME TAPAS EL SOL”, dijo el sabio.

 

 

 

 

 Ilustracion: Gerome, “Diógenes sentado en su tinaja” (1860)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 RADIO RNV@ !ACTIVA LA NO VIOLENCIA!

La violencia está instalada…, instalemos!!! la no violencia.

Colabore o  participe en el armado de una gran Red de No Violencia

http://www.reddenoviolenciaactiva.org/

www.instalemoslanoviolencia.org

La O.N.G. de la No-Violencia